A Whiter Shade of Pale

A Whiter Shade of Pale. Recordando a Procol Harum. 8 de Junio de 1967. Juan Calle 2012
Para ver entradas anteriores haz click en http://tertuliasfotograficas.blogspot.com/

sábado, 17 de enero de 2009

Camila Rodriguez. Retazos


Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

Me despedí de Juan Fernando al final de una tarde cuando se fué del país. No lo pude llevar al aeropuerto. Lo hicieron sus amigos. Hace ya 8 años. Juanfer uno de mis hijos, se fué en busca de respuestas y de otros horizontes y desde aquella tarde no nos hemos vuelto a ver. Hablamos con frecuencia, pero no es lo mismo. A medida que los años van pasando el arrume de sentimientos crean presiones tormentosas y frustraciones que luchan por salir por el afanoso reencuentro entre padre e hijo. La cotidianidad aplastante va moldeando a las personas. Y es lo que Camila transmite en sus retratos de este proyecto que, entre cortes y rasgaduras muestran a seres queridos y familias que por diversas y forzosas razones se han visto obligadas a separarse. Algunos por fuerza de la violencia y otros por la imposición de las circunstancias. La vida sigue, los hijos crecen, los papás envejecen y aunque los lazos familiares se mantienen, el día a día, los aconteceres de los años van construyendo sus propias historias entre los que amamos pero en orillas terriblemente separadas. Retazos es el nombre del proyecto de fotografía con el cuál se ganó esta joven caleña recién graduada de Comunicadora Social, el Premio Nacional de Fotografía otorgado por la Embajada Suiza y el Ministerio de Cultura en el 2008. Desde un principio su inquietud por los temas sociales la ha llevado no solo a escribir sino a explorar las posibilidades de la imagen. Su prontuario profesional incluye la producción de documentales, y trabajo de fotoperiodismo, algunos de los cuales han sido merecedores de premios y distinciones.


Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

Camila nos cuenta.
"Una mañana estaba en la casa de un amigo y a él lo llamó su mamá. Su mamá vive en España aproximadamente hace siete u ocho años. Mientras cocinaba él le contaba lo último que le había sucedido y la escuchaba por largos momentos. Hablaron alrededor de 20 minutos. Esa conversación me dio mucha curiosidad. Yo sólo escuchaba lo que él decía y el tono cariñoso que él usaba, pero las palabras de él me hacían imaginar las de ella, sus preguntas, sus ganas de saberlo todo en 20 minutos, de contarlo todo. Me pregunté si los besos que se mandaban llegarían o se perderían por los cables, mientras recorrían toda esa distancia. Si llegarían con toda la intensidad que habían sido mandados.


Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

Al tiempo mi hermana se fue a vivir a Londres y los primeros meses llamaba a la madrugada o en las tardes por que se sentía muy sola. Ella lloraba por el teléfono y yo sólo podía escucharla. Intentaba animarla y le mandaba muchos abrazos, pero creo que esos abrazos si se perdían en los cables. Al colgar yo quedaba muy preocupada por ella, la pensaba todo el día y se apoderaba de mí un enorme sentimiento de impotencia.

Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

Así empezó mi inquietud frente a este tema. Realicé una investigación muy larga. Hubo un libro en especial de los que leí sobre la separación obligada y el duelo que influyó mucho en mi trabajo. Un libro de Judith Butler que se llama "Vida Precaria: El poder del duelo y la violencia" y aquí me permito citarlo "(…) cuando perdemos a ciertas personas o cuando hemos sido despojados de un lugar o comunidad podemos simplemente sentir que estamos pasando por algo temporario. Pero algo acerca de lo que somos se nos revela, algo que dibuja los lazos que nos ligan a otros, que nos enseñan que esos lazos constituyen lo que somos, los lazos o nudos que los componen. Enfrentémoslo, los otros nos desintegran. Y si no fuera así algo nos falta (…)". Este libro me hizo pensar en los lazos fragmentados y entender, de alguna manera, la densidad del proceso de duelo que enfrentan las personas al sufrir pérdidas o separaciones. Es un proceso constante donde se convive con una nostalgia y tristeza tan honda que se calla y en muchos casos nunca se sana, sino que se queda allí, tallando hasta que uno se acostumbra y espera en silencio el momento de volver a estar juntos.

Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

La investigación no sólo fue conceptual sino también estética. Desde el principio yo tenía claro que quería hacerles un retrato a esas personas que habían sufrido separaciones obligadas y que habían pasado o estaban pasando por un proceso de duelo en el que convivían con la ausencia. Tenía muchas ideas de cómo podrían ser esas fotografías y de cómo podría representar esos lazos fragmentados, pero ninguna terminaba de gustarme; sentía que algo les faltaba. Leí mucho sobre el retrato y fui anotando las decisiones que hace cada fotógrafo o pintor y los por que en que están basadas esas decisiones, teniendo en cuenta lo que cada uno de ellos se proponía en cada trabajo. Richard Avedon y el fondo blanco, Thomas Ruff y las expresiones en las que no admite una sonrisa, Rineke Dijkstra y los adolescentes en su etapa de transición. Hubo un trabajo en especial de una artista de Inglaterra que llamó mucho mi atención. Su nombre es Gillian Wearing. Ella en 1992/93 salio a las calles de Londres y le solicitó a las personas que se encontró que escribieran en un papel en blanco lo que en ese momento se les viniera a la cabeza. Podía ser una pregunta, una expresión, una palabra, lo que ellos quisieran.... Y a cada persona les tomó una fotografía sosteniendo lo que habían escrito en las manos. Todas las fotografías que hizo fueron a color. El trabajo de Gillian Wearing nos cuestiona o nos habla de la identidad y por eso esas fotografías se vuelven tan potentes.


Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

Después de conocer esos trabajos de artistas y fotógrafos fui tomando decisiones para las fotografías de la serie RETAZOS. Iba a fotografiar a la gente que había sufrido una separación obligada sosteniendo en sus manos una fotografía donde ellos aparecieran con la persona ausente en un tiempo donde todavía se encontraban juntos.

Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

La primera fotografía se la tomé a dos amigas que tienen a su mamá en Estados Unidos hace ya 12 años. Yo ya conocía su caso, porque en la niñez viví muy de cerca el proceso de separación de su familia. La abuela de ellas vivía al lado de mi casa y ellas cuando iban a visitarla salían a jugar con mi hermana y conmigo. Cuando tenían aproximadamente 10 años se fueron a vivir a Neiva, porque la situación económica en su casa se había puesto muy difícil y a su papá le había salido una opción laboral allá. Pero en Neiva las cosas no resultaron y la situación económica se puso peor y fue por esto que su mamá decidió viajar a los Estados Unidos a probar suerte, mis amigas que tenían 12 y 13 años volvieron a Cali a vivir con su abuela y su papá se quedó viviendo solo en Neiva. Con ellas trabajé toda una tarde, pero cuando llegué a mi casa ninguna fotografía me gustó. En base a estas fotografías tomé otras decisiones e hice pruebas con ellas hasta que fui encontrando como iban a ser las fotos de RETAZOS:

Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

Hay una parte del proceso de hacer cada una de estas fotografías que fue muy emocionante y que llenaron estas imágenes de muchos sentimientos. Al volver con cada persona al lugar donde había sido tomada la foto donde ellos están con sus ser querido para volverlos a fotografiar allí con esa foto en sus manos, ellos se llenaban de recuerdos. Intentaban reconstruir ese lugar en su memoria, notaban los cambios, se entristecían cuando ese lugar había desaparecido, recordaban porque estaban allí con ese ser querido, que estaban haciendo, era como acompañarlos a recordar o aceptarles una invitación a su memoria.

Del Proyecto Retazos © Camila Rodriguez

En el proceso de trabajar haciendo RETAZOS conocí muchas familias que no se conocen y que viven y comparten un dolor, que conviven con la ausencia de un familiar y de esto habla esta serie, de una situación social que vive Colombia y que se silencia como se silencian tantas cosas aquí. Yo no pretendí nunca cambiar la conciencia de alguien o decirle algo a algún gobierno, yo sólo quise hacer visible una realidad para que este allí al que la quiera y se atreva a mirar; para que cuando la historia nos cobre la indiferencia y el silencio, no podamos decir que nadie nos dijo o que no sabíamos."

Hasta la próxima,

Juan Calle

1 comentario:

CHAVENATO dijo...

me gusto mucho tu blog , tus fotos son muy originales. saludos desde Puebla,Mexico. espero visites mi blog www.chavenatos.blogspot.com.
hasta pronto estaremos al pendiente